sábado, 30 de marzo de 2013

Entre egos, ordenes y calor II

Hay un código que ya le ha dado la vuelta al mundo gracias al incidente entre ambos pilotos de Red Bull el pasado Gran Premio de Malasia. 'Multi 21' se ha convertido en motivo de numerosos memes e incluso se le ha visto impreso en franelas, pero ¿qué es 'Multi 21'?.

En el Gran Premio de Malasia los pilotos de Red Bull protagonizaron un incidente que terminó con puras caras largas en el podio. Sebastian Vettel ignoró las ordenes del equipo para coronarse como ganador de la carrera. La orden era la de mantener su posición detrás de Mark Webber para asegurar 43 puntos (25 del primero y 18 del segundo) para el equipo, pero el alemán decidió escuchar lo que quiso y se fue a la caza del australiano.

El desenlace ya lo conocemos, Seb arriesgó un gran número de puntos al ir a buscar a un Webber que por pocos centímetros no lo estampó contra el muro de pits en la primera maniobra de adelantamiento del tricampeón.

Antes de subir al podio Webber ni miró a Vettel, pero cuando el alemán intentó hablarle, la única respuesta de Webber fue "Multi 21 Seb, Multi 21".

Christian Horner, jefe del equipo Red Bull, aclaró el significado de este código. "Multi 21 es que el monoplaza número 2 debe finalizar delante del número 1, y Multi 12 quiere decir que el monoplaza número 1 debe terminar delante del número 2, ¡es sencillo!, obviamente ellos decidieron escuchar lo que quisieron, aunque estaban muy conscientes de la orden. Tendremos que modificar la comunicación".

El equipo ha intentado bajarle intensidad a la polémica. Sebastian Vettel fue a la sede del equipo para disculparse con cada miembro y, según el mismo Red Bull, Vettel y Webber ya zanjaron el tema con un apretón de manos.

Al igual que con Mercedes, el equipo Red Bull ha perdido autoridad y esto se verá reflejado en la pista. Cuando haya una orden 'Multi 12' habrá que ver si Webber la respeta. Está en su derecho de ir a atacar a Vettel, si puede.

En la entrevista en el podio de Malasia Webber dijo que seguro no pasará nada con este tema porque Vettel está protegido por el equipo, y no le falta razón. Cada uno de los miembros de la plana mayor de Red Bull, aunque han protestado un poco por la maniobra de Seb, rapidamente lo justificaron diciendo que Vettel es un tipo competitivo y que no es primera vez que alguno de los dos pilotos ignora una orden. Webber sabía.

video

lunes, 25 de marzo de 2013

Entre egos, ordenes y calor

El Gran Premio de Malasia de este año será recordado por muchas cosas. No por su competitividad o posible espectacularidad (hubo poco de esto realmente), sino porque las tres personas que estaban en el podio tenían peor cara que aquellos que ni siquiera lograron terminar la carrera.

Adentrémonos un poco en lo que fue la carrera. Ya en la primera vuelta Fernando Alonso llevaba colgando el alerón delantero por un toque con Sebastian Vettel después de la largada, y cuando todos pensaban que entraría para cambiarlo, el asturiano, siguiendo los consejos de Ferrari, decidió mantenerse en pista ignorando cualquier lógica. La presión de aire (unas cuantas toneladas) fue demasiado para el inestable alerón, lo que terminó por arrancarlo de un tajo y retirar automáticamente al piloto español de la prueba. Fallo de Ferrari.

Ya al final de la carrera se dieron dos casos muy similares. Las ordenes de equipo son algo común desde que se legalizaran en la temporada 2011. De sobra es sabido que los equipos mandan a un piloto determinado a dejarse adelantar por otro para conseguir la mayor cantidad de puntos posibles en vista de ambos campeonatos. Lo inusual es que, teniendo TODOS los pilotos opciones matemáticas de ser campeones del mundo, los jefes de equipos tomen partido de manera tan natural.

Red Bull y Mercedes. Dos equipos, misma orden, diferente desenlace.

El equipo Mercedes se aseguró la tercera y cuarta plaza del Gran Premio de Malasia, y aunque Ross Brawn, director del equipo, se mostraba conforme con este resultado, Nico Rosberg estaba convencido que podría no solo entrar en el podio, sino arrebatarle la punta a los Red Bull.

Rosberg se encontraba en cuarta posición justo detrás de su compañero, el británico Lewis Hamilton, y llevaba mucho mejor ritmo que él. Rosberg, consciente de esto, pidió al equipo que lo dejara adelantar a Hamilton para ir a la caza de los Red Bull, pero la respuesta que encontró desde el muro de pits fue un rotundo "Negativo".

Rosberg insistió en la petición sabiendo que ambos Red Bull habían degradado mucho sus ruedas, y sabía que si los presionaba las dañarían aun más dándole oportunidad a Hamilton de atacarlos, adelantarlos y ocupar la segunda plaza. De nuevo se encontró con una negativa desde el muro.

El equipo sabía que el alemán empezaba a desesperarse y trataron de calmarlo con un mensaje que roza lo absurdo. "Nico, sabemos que pueden ser más rápidos, el ritmo de Lewis es así [de lento] porque le pedimos ahorrar neumáticos y combustible".

Nico aceptó a regañadientes la orden y terminó en cuarto lugar detrás de su compañero, pero se aseguró de dejar en claro que esta orden no pasaría por alto. "Recuerda esto", dijo Rosberg a Ross Brawn justo antes de bajar de su Mercedes.

Esto abre una caja de Pandora para el futuro de la temporada. Sabemos que Rosberg no es un tipo temperamental, además de ser un caballero en toda regla, pero ¿con qué moral el equipo podrá pedirle que, en alguna carrera de la temporada, deje pasar a Hamilton?. Él está en su derecho de negarse, así como se lo negaron desde el muro en Sepang.

El otro tema es Lewis Hamilton. Un piloto acostumbrado a luchar con el cuchillo entre los dientes hasta el último suspiro vio como el equipo le negociaba un podio que sabía que debía ser para su compañero. Aun sumando los puntos y habiendo subido al tercer peldaño del podio en su segunda carrera con Mercedes, Lewis se mostró decepcionado por como se dio ese resultado, y seguro no aceptará negociaciones similares en el futuro.

Sobre lo de Red Bull... mañana le dedicaré otra entrada a este tema.